Ayudas para crear Zonas de Bajas Emisiones en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

agosto 12, 2022
Categoría: Artículos
Ayudas para crear ZBE en el marco del Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia ya ha empezado a materializarse. Y uno de los ejemplos más palpables es la proliferación de proyectos para implantar zonas de bajas emisiones (ZBE).

Este Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia nació como una hoja de ruta para acelerar la recuperación socioeconómica de España de los estragos de la pandemia.

Pero también ejerce una función adicional: desbloquear instrumentos financieros como los representados por los fondos Next Generation.

Y es evidente que el papel de estos estímulos para construir una Europa más verde, más innovadora y más fuerte va a ser fundamental. Lo mismo que la importancia que deben alcanzar la monitorización de la calidad del aire y las zonas de bajas emisiones para mejorar la calidad de vida en las ciudades.

 

¿Qué es el Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia?

El principal objetivo del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia (PRTR) es transformar el país y modernizar su estructura económica y social.

Para alcanzar estas metas, se estructura en torno a 4 ejes transversales:

  • Transición ecológica, que busca reorientar el modelo productivo y potenciar aspectos como la descarbonización, la movilidad eléctrica o las energías renovables.
  • Transformación digital, orientada a reforzar competencias e impulsar las tecnologías necesarias para una economía y sociedad digital.
  • Cohesión social y territorial, que busca poner en valor el sistema educativo o el empleo de calidad sin dejar de lado las zonas rurales.
  • Igualdad de género, que tiene como objetivo reducir la brecha digital e igualar oportunidades.

Estos 4 ejes contemplan a su vez 10 políticas palanca y 30 componentes. Los aspectos relacionados con la implantación de zonas de bajas emisiones, por ejemplo, se engloban en la Componente 1, «Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada«.

 

Las zonas de bajas emisiones, una oportunidad para mejorar la calidad del aire

Las zonas de bajas de emisiones (ZBE) son una de las mejores herramientas para reducir los niveles de contaminación atmosférica y hacer frente a las recurrentes olas de calor. Así lo atestiguan ciudades como Londres, pioneras en su aplicación.

Impulsada por la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética, una zona de baja emisión es un área delimitada que establece restricciones de acceso, circulación y estacionamiento de vehículos. Y esa es justo la clave de su éxito, en tanto en cuanto el tráfico constituye una de las principales fuentes de contaminación ambiental en las ciudades.

 

Resultados de la primera convocatoria de ayudas para la creación de zonas de bajas emisiones

Reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire requiere abordar la progresiva descarbonización de los entornos urbanos.

Pero acometer esta tarea lleva implícito un elevado coste económico, humano y material que pocas administraciones locales pueden asumir. Así y con el objetivo de facilitar la creación de las ZBE, por ejemplo, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana lanzó en 2021 la primera convocatoria del programa de ayudas basado en los fondos Next Generation desbloqueados por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El llamamiento se saldó con un éxito que desbordó las previsiones y el presupuesto inicialmente establecido.

 

Segunda convocatoria de ayudas para descarbonizar la movilidad urbana

A finales de julio de 2022, el Ministerio publicó una segunda convocatoria para la implantación de zonas de bajas emisiones y el desarrollo de medidas orientadas a la transformación digital y sostenible del transporte urbano y de la movilidad.

Dotado con 500 millones de € (la primera convocatoria fue de 1000 millones de €), el plazo de la presentación de solicitudes finaliza el 29 de septiembre.

Las actuaciones subvencionables de esta segunda convocatoria son las mismas que las establecidas para la primera y están recogidas en el Artículo 34 de la Orden TMA/892/2021. En lo que hace referencia exclusiva a la implantación de las zonas de bajas emisiones, estas son:

  • Inversiones para la implantación y puesta en funcionamiento de una ZBE (señalización, sistemas de control de accesos y aparcamiento, trabajos de consultoría, etc.)
  • Actuaciones complementarias tales como
    • sistemas de control de infracciones;
    • medidores y sensores de monitorización de calidad del aire y el ruido como nuestras soluciones Kunak AIR;
    • sistemas embarcados de control de emisiones, aparcamiento o vehículos no autorizados;
    • información de la calidad del aire en tiempo real, aparcamientos o nivel de restricción, y
    • trabajos de consultoría esenciales para el diseño de las actuaciones.

 

Estacion de monitorizacion de calidad del aire Kunak AIR Pro, un complemento indicado para las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE)

Estacion de monitorizacion de calidad del aire Kunak AIR Pro, un complemento indicado para las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE)

 

Los beneficiarios de las actividades listadas deben ser capitales de provincia y municipios de más de 50.000 habitantes de derecho que tengan planificado establecer una ZBE antes de 2023 (la Federación Española de Municipios y Provincias ha solicitado que se retrase el plazo de entrada en vigor).

Marzo de 2020 será recordada como la fecha en la que Europa se detuvo a consecuencia del coronavirus. Pero la rápida respuesta de la UE con medidas como la aprobación de los fondos Next Generation está contribuyendo a una presta recuperación. No obstante, no es una regeneración al uso, convencional. Es una vuelta de tuerca impulsada por la digitalización, la sostenibilidad y la resiliencia.

En el caso de España, esta transformación va de la mano del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Su desarrollo va a cambiar, sin duda, la fisonomía de nuestras ciudades como nunca antes. Contribuirá, por ejemplo, a una mejora de la calidad del aire y a que los peatones recuperen los espacios usurpados por los coches. Y, confiamos, a incrementar el bienestar de las personas, un fin que, por otra parte, nunca debería estar sujeto a la disponibilidad de presupuesto.

Categorías