Contaminación del transporte urbano, una razón para confiar en la monitorización de la calidad del aire

julio 31, 2023
La contaminación del transporte urbano es un problema al que millones de personas se ven expuestas cada día. Por tanto, la medición del impacto del transporte en la calidad del aire es necesaria para garantizar la movilidad sostenible y la salud de los ciudadanos.

Índice del artículo

La contaminación del transporte urbano es un problema al que millones de personas se ven expuestas cada día. A pesar del impulso que el transporte público ha recibido en los últimos años, millones de coches y vehículos pesados transitan cada día por nuestras carreteras y ciudades. E intentar minimizar el impacto negativo que originan sobre la atmósfera es un aspecto prioritario si queremos conciliar la movilidad diaria de millones de personas y el transporte de mercancías con la sostenibilidad.

Así que, en este artículo, vamos a explorar cómo la medición de la calidad del aire puede ayudarnos a minimizar las consecuencias de la contaminación del transporte en las ciudades y cómo, en definitiva, Kunak hace posible que movilidad sostenible y calidad de vida vayan de la mano.

Impacto ambiental del transporte urbano

La principal fuente de contaminación del transporte urbano es la quema de combustibles fósiles como la gasolina o el diésel.

Asimismo, a las emisiones de los motores de combustión hay que sumar las partículas resultantes de la abrasión que experimentan los neumáticos o las pastillas de freno y que también contribuyen a incrementar la concentración de partículas en suspensión.

Todo esto hace que la medición del impacto del transporte en la calidad del aire sea un aspecto fundamental para garantizar la movilidad sostenible y la salud de los ciudadanos.

Fuente: TMB

 

Transporte y calidad del aire

Cada medio de transporte lleva aparejadas una serie de emisiones. No obstante, y en términos generales, los principales agentes contaminantes son los siguientes:

  • Óxidos de nitrógeno (NOx), que pueden causar múltiples problemas respiratorios incluso en concentraciones dentro de los límites legales (especialmente si hablamos de colectivos vulnerables)
  • Dióxido de carbono (CO2), que no tiene un efecto perjudicial sobre la salud humana, pero es uno de los principales gases de efecto invernadero causantes del aumento de la temperatura del planeta.
  • Partículas en suspensión (PM10, PM2.5 y PM1), que, como comentábamos antes, tienen su origen en la abrasión de los diferentes elementos del vehículo, pero también en la quema incompleta del combustible. Las partículas en suspensión son también el contaminante más habitual de populares transportes públicos como el metro.
  • Monóxido de carbono (CO), que también tiene su principal origen en una combustión incompleta y puede ser tóxico para los seres humanos.
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV), que se producen por la quema de combustibles y que, junto con los NO2, son precursores del ozono troposférico u “ozono malo” que genera múltiples problemas en las ciudades.
  • Dióxido de azufre (SO2), un gas contaminante característico del transporte marítimo y que alcanza sus mayores concentraciones en los entornos portuarios.
  • Ruido, una variable que también incide sobre la calidad del aire y que, por desgracia, tiende a recibir menos atención que las emisiones gaseosas.

 

Soluciones para hacer frente a la contaminación del transporte

Una de las principales formas de minimizar las consecuencias negativas que tiene la contaminación del transporte urbano es monitorizar la calidad del aire en tiempo real.

¿Qué conseguimos implementando una solución en la que Kunak es una de las referencias mundiales?

  • Reducir las emisiones contaminantes. La monitorización en tiempo real de la contaminación del transporte permite identificar áreas conflictivas o puntos calientes donde los niveles de calidad del aire son perjudiciales. Esta meta es, por ejemplo, uno de los objetivos que persiguen las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE).
  • Impulsar la movilidad sostenible. La disponibilidad de datos de calidad del aire en tiempo real contribuye a aumentar la conciencia de la gente, un comportamiento que puede tener su reflejo en un aumento en el uso del transporte público.
  • Responder de forma rápida a emergencias. Ninguna ciudad está exenta de incidentes graves que impliquen un incremento en las emisiones contaminantes, así que una red de monitorización también posibilita detectar problemas de este tipo.

 

Cuatro casos de éxito en los que la tecnología de Kunak da respuesta a la contaminación del transporte urbano

Kunak ofrece soluciones de monitorización basadas en las más innovadoras tecnologías, proporcionando una excelente calidad del dato que complementa las lecturas que recopilan los sistemas de referencia y amplían la información disponible, esa “instantánea” de cómo es la calidad del aire en un entorno determinado.

No obstante, la toma de decisiones corre de tu cuenta.

Y tomar decisiones en base a datos fiables es justo lo que están haciendo en puntos tan lejanos como:

  • Cartagena de Indias, en Colombia, ciudad en la que la red de sensores permitirá monitorizar en tiempo real la calidad del aire consiguiendo detectar los puntos críticos y los causantes potenciales de la contaminación urbana.
  • Valparaíso, en Chile, donde Kunak ha implementado una solución en la red de metro que monitoriza de forma continua gases y partículas.
  • Albacete, donde se ha instalado una red de monitorización de calidad del aire que mide en tiempo real las condiciones atmosféricas (circulación de vehículos incluida).
  • Rivas-Vaciamadrid, que también dispone de un entramado de estaciones basadas en sensores que complementa otras mediciones en un área que, como la periferia de Madrid, soporta una alta densidad de tráfico.

 

Calidad del aire urbano

La monitorización de la contaminación del transporte urbano es el primer paso para reducir sus emisiones y garantizar la calidad de vida y la salud de las personas, especialmente en los entornos urbanos. Con tecnología avanzada y acciones adecuadas, es posible mejorar la calidad del aire y ofrecer un mayor nivel de bienestar a habitantes y visitantes.

Más aún si esa tecnología lleva la firma de Kunak.